En defensa de los “compraventeros”

Por cada vehículo nuevo que se vende en Colombia se venden 4 vehículos usados, esta es una cifra importante que hay que tener en cuenta, para poder entender la realidad del sector automotriz colombiano. El mercado de los vehículos nuevos está manejado exclusivamente por los grandes concesionarios y representantes de marca, en cambio, en el mercado de vehículos usados la competencia es más álgida, ya que cualquiera puede hacerlo, el tema es saberlo hacer bien.

Los concesionarios también venden vehículos usados, pero sólo son un participante más dentro de esta gran torta de mercado. La mayoría del mercado de vehículos usados en el país está manejado por pequeñas empresas, empresas familiares, algunas unipersonales y la mayoría de menos de cinco empleados, mal llamados “compraventeros”, que se dedican a comerciar e intermediar en la compra y venta de vehículos usados, a asesorar y ayudar a que las negociaciones entre comprador y vendedor se realicen de una forma ágil y organizada. Este término, aunque en el fondo no está errado, ya que de hecho compran y después venden, se asocia con conceptos negativos y es despectiva hacia el oficio que desempeñamos como vendedores de vehículos usados.

Como lo manifiesta Diego Serna gerente de Servicamperos, “preferimos que nos llamen comerciantes de vehículos usados, es más largo pero suena mejor”, los comerciantes de vehículos
se han especializado en el oficio, se enfocan a asesorar y en brindar una buena atención al cliente, en garantizar vehículos en buen estado y en mantener un buen nombre y una imagen confiable, para que los clientes vuelvan a buscarlos para próximos negocios.

A la hora de comprar o vender su vehículo es muy importante que se asesore con un experto en el tema, busque un profesional que pueda orientarlo a tomar una buena decisión de compra, que
verifique el estado del vehículo, que le garantice que los papeles y procedencia del vehículo sea impecable y lo guíe en la tramitología legal del proceso. Negocie con una empresa constituida y  confiable, ya que después de años de estar en el negocio nos hemos organizado, hemos formado empresas y profesionalizado los procesos de compra y venta, tenemos departamento de trámites, archivos organizados, respaldo de entidades financieras y lo más importante un nombre que
cuidar. Si lo que quieres es vender tu vehículo con mayor razón, es común pensar que el proceso de venta se termina cuando te pagan el vehículo. La realidad es que ahí apenas empieza. El proceso de venta de un vehículo en Colombia tiene varios requisitos y una serie de pasos a seguir, que si no se
hacen correctamente pueden volverse un problema el día de mañana. Un carro rodando a su nombre es como un hijo en la calle, desde el punto de vista de la responsabilidad, por eso hay que asegurarse que el proceso de traspaso quede legalizado de manera apropiada, con todos los requisitos en regla. Por todas estas razones es que el oficio del comerciante de vehículos usados siempre será recomendable y necesario a la hora de comprar o vender tu vehículo usado.

Escrito por: Juan Felipe Cucalón