Cómo decidirse por un auto usado

Sabemos que la situación no es fácil para invertir los ahorros en cualquier auto usado. En AR Autos nuestra motivación es orientarte y ayudarte en todo, por eso hemos desarrollado este serie de consejos que debes tener en cuenta para decidirte a comprar un vehículo usado.

Lo primero es el diseño, el auto debe gustarte, no importa si es de los 90’s o es de hace 2 año, la conexión visual es primordial para muchas personas. Quizás puedas ver algún detalle en la carrocería pero si te estás orientando con nosotros, esa inspección ya ha sido realizada y te ahorramos cualquier disgusto.

Pasas de elegir el carro, a abrir las puertas para ver el interior, tapicería, botones y aditamentos deben estar en su lugar. Imaginate acompañado y lo cómodo que te vas a sentir. Debes sentarte y probar el espaldar.

Te dan las llaves para encenderlo, el tablero a todo dar, radio, aire acondicionado, guantera, más botones y todo lo que esté instalado. Debes sentirte amplio aunque el presupuesto sea ajustado. Escuchas el motor y te gusta, empiezas a emocionarte, pisas lo pedales suavemente para comprobar que todo anda bien. Es posible que pidas una vuelta a la manzana si ya estás decidido a llevártelo a casa.

Debes recordar las preguntas básica de la ficha técnica, sobre el motor su potencia, aceleración y elasticidad; el comportamiento de la dirección, frenos, suspensión, transmisión y el consumo de combustible. Esa máquina va a estar contigo de ahora en adelante. Recuerda estar cómodo sólo o en familia, mira al frente chequea la visibilidad. Ahora puedes encender la radio y salir para ver el acabado general y la sonoridad.

Por último no olvides que la seguridad es primero. Las bolsas de aire, los cinturones deben estar funcionando siempre. En AR Autos estamos para ayudarte en todo; te esperamos.

Como Cambiar una Llanta Pinchada en 11 Sencillos Pasos

Ya sea un traqueteo que viene y va con las fases de la luna, o una correa que obedece solo a cambios en la presión barométrica, o el parpadeo súbito en la luz de “revisa el motor”, en AR Autos sabemos que hay ciertos problemas de tu auto que requieren experiencia profesional y conocimientos técnicos que solo un mecánico conocería. Esto no significa que debe tener miedo de hacerle mantenimiento usted mismo a su carro.

Hay ciertos problemas que cualquier hombre es capaz de resolver sí mismo. Incluso cuando cierto imprevistos ocurren cuando no hay nada cerca para ayudar. Su mecánico puede no parecerle pero, su cartera seguramente si le estará agradecida.

Cómo Cambiar una llanta paso a paso

Si usted maneja un auto con regularidad, en algún momento se le desinflará una llanta. No es una pregunta de si le sucederá, pero si de cuando.

Asegúrese de tener herramientas en su auto: un gato apropiado; una llave y una llanta de repuesto. Cuando lo inevitable sucede, prenda sus luces intermitentes y estacione el carro en un lugar apartado y seguro. Evite colinas y curvas.

Saque la copa del auto si es necesario; ahora agarre su gato y prepárese para flexionar los músculos. Comience por aflojar cada tuerca (girando al sentido contrario del reloj) pero no los remueva todos a la vez. Mantenga el auto en el piso para este paso – no le dé pena, use sus ambas manos o pies inclusive para aflojarlos.

Ahora si es hora de levantar el auto: un gato siempre viene con un kit de repuesto, pero no es mala idea actualizar. Cada marca y modelo viene con recomendaciones diferentes de donde colocar el gato, consulte su manual de propietarios. Levante el carro a aproximadamente 6 pulgadas – o la altura de un billete.

Remueva todas las tuercas: manténgalas en un lugar seguro mientras baja la llanta, no es muy divertido después tener que buscarlas en la carretera.

Remueva la llanta desinflada: jalando recto hacia afuera del auto. Cámbielo por el de repuesto.
Alinee los huecos para las tuercas con la llanta: y empuje la llanta hacia atrás hasta que encaje.
Coloque las tuercas: una por una en cada hueco pero no la ajuste fuerte.

Usando el gato: suelte el carro hacia al suelo despacio, sin prisa.

Ahora si apriete cada tuerca: incrementando de arriba abajo, lado por lado hasta que cada tuerca esté ajustada y apretada.

Si es necesario; coloque de nuevo la copa del rin y guarde todas las herramientas que utilizo.

Siga su camino; pero recuerde de comprar un caucho nuevo o reparar el caucho dañado.

Lo has hecho bien, un poco de grasa en las manos quizás y algo de ejercicio. Sólo recuerda que poder llegar a cualquier puesto de auxilio vial para poder revisar la rueda si quedaste con alguna duda.

Página 8 de 12« Primera...789...Última »